fbpx
La noche de los cucos amarillos

La noche de los cucos amarillos

Ella se acercó a una canasta llena de ropa interior amarilla, levantó algunas prendas y al final se decidió por una prenda de encaje. Caminó hacia la caja del almacén de ropa interior y pagó. Nunca supe quién era, pero era una mujer hermosa. La observé desde la calle...
¡Por las primeras veces venideras!

¡Por las primeras veces venideras!

El rítmico sonido de unos tacones activó mi radar hormonal; yo tenía apenas 17 años. Aquel sonido pasó detrás de mí. No la había visto aún, pero mi vida ya estaba conectada a la de ella por eso que llaman el hilo rojo del amor; ese que tarde o temprano une los caminos...